9 Abr
La energía de Sampedro

Texto: Gema Veiga Imagen: Kike Palacios.

Conoc√≠ a Jos√© Luis Sampedro hace tres a√Īos en Mijas, al lado de su mujer y traductora Olga Lucas. All√≠, en un apartamento frente al mar, me sub√≠ a su ciencia y a su humanismo. Que por ese tiempo abrazaba ya la f√≠sica cu√°ntica. Yo iba a pasar dos horas y me qued√© todo el d√≠a. “El mundo se compone de vac√≠o y energ√≠a. ‚Äďme dijo mirando la playa en una entrevista para ELLE‚Äď. Si usted extrae el aire de un recipiente, ¬Ņqu√© queda dentro? Queda el vac√≠o, pero el vac√≠o no es la nada. Un jarr√≥n es un vac√≠o ansioso de llenarse, dispuesto a llenarse, capaz de llenarse. S√≥lo conocemos el catorce por ciento del cosmos. Estamos entre los bacilos y los astros. As√≠ que creo en el esp√≠ritu como algo decisivo en la proyecci√≥n de la energ√≠a que da vida al ser humano. Y la energ√≠a es lo que mueve el mundo”.

ok
Hoy, que llega la noticia de su muerte, entiendo la suerte de rozarle en una tarde, en un libro, en una charla. Entiendo que uno escribe porque vive. Y, más allá de entender, deseo que la sabiduría de su energía no se muera ni se destruya. Y sólo se transforme. Y, desde el hueco de cualquier jarrón, nos siga transformando.

Lee la entrevista completa.

 

 



7 ComentariosEnviado por: admin

22 Oct
Una carrera inolvidable

Y por fin lleg√≥ el d√≠a. Despu√©s de un mes intenso, pero demasiado breve, preparando el Nike + Women’s Marathon, lleg√≥ la prueba de la verdad. Mi tercer medio marat√≥n (casi 22 kil√≥metros) en San Francisco. Un recorrido espectacular y emocionante, pero m√°s duro de lo que esperaba.

Aqu√≠ tocaba madrugar. Tanto el marat√≥n, como el medio, comenzaban a las siete de la ma√Īana, as√≠ que a las cinco nos hab√≠an convocado al grupo de prensa en la recepci√≥n del hotel. Por una vez, el desfase horario jugaba a nuestro favor. A las tres y media de la ma√Īana, y sin despertador, yo ya estaba en danza por la habitaci√≥n, as√≠ que aprovech√© para hacerme las t√≠picas fotos para el blog, preparar la bolsa, colocarme el dorsal en la camiseta y embadurnarme las piernas con mi Fisiocream.

Breakfast time

Normalmente me cuesta desayunar, pero me levanté con hambre, así que comí unos huevos revueltos con jamón york, tostadas y un té. ¡Menudo chute energético! ¡Me supieron a gloria!

A las seis y media de la ma√Īana ya estaba lista. Logr√© colocarme muy cerca de la l√≠nea de salida. Un diez a la organizaci√≥n que supo “encajonar” a las 25.000 participantes, sin agobios, ni empujones. De hecho, no tuve que ir esquivando a nadie en ning√ļn momento del recorrido. En esta carrera participaban s√≥lo mujeres, aunque tambi√©n hab√≠a algunos chicos, como uno que anunciaba en una cartel que corr√≠a por su chica embarazada.

Los minutos previos a la salida fueron muy emotivos. Muchos grupos de amigas, madres e hijas corriendo por una buena causa. De hecho, la prueba ten√≠a car√°cter solidario ya que se recaudaban fondos para la investigaci√≥n de la leucemia y el linfoma. ¬°Se consiguieron diez millones de d√≥lares! Y s√≠, lo reconozco, no pude evitar emocionarme cuando una estudiante de diecis√©is a√Īos cant√≥ a capela el himno americano y llor√© mientras miraba a una bandera que no era la m√≠a, porque en ese moment√≥ pens√© en mi amiga Azahara y en lo que pasamos juntas hace casi diecisiete a√Īos. Azi, ¬°esta carrera iba por ti!

Y a las siete en punto echamos a volar. Los primeros kil√≥metros iba muy ligera, pensando ¬Ņd√≥nde est√°n las famosas cuestas? Y s√≠, ah√≠ estaban esper√°ndome, en el kil√≥metro nueve, tras la niebla y la llovizna que nos acompa√Ī√≥ durante todo el recorrido. En el ecuador de la prueba aquello se convirti√≥ en una aut√©ntica monta√Īa rusa, subiendo y bajando, con un desnivel de v√©rtigo hasta llegar casi al kil√≥metro quince. ¬°Qu√© alivio ver el mar bajando por el Golden Gate Park!

Pese a la dureza del recorrido, y no poder deleitarme con las vistas (no vi el dichoso Golden Gate), hab√≠a muchos animadores espont√°neos y carteles para levantarnos la moral y distraernos. M√°s de uno me arranc√≥ una carcajada, como el que dec√≠a: “El cintur√≥n de avituallamiento te hace un culo estupendo” u otro que le√≠a: “Has entrenado m√°s de lo que dur√≥ el matrimonio de Kim Kardashian”. Adem√°s,¬† no dejaron de mimarnos durante los casi veintid√≥s kil√≥metros. Hab√≠a muchos puestos de avituallamiento,¬† grupos de m√ļsica y DJ’s e incluso una zona en la que te pod√≠as cambiar de sujetador si te hac√≠a da√Īo. Vamos, un streaptease runner en toda regla. ¬°Only in America!

En la llegada a meta (alfombra roja incluida) hubo hasta peticiones de mano. Muy yankee pero emotivo a partes iguales.

Pas√© por meta a la hora y cincuenta minutos. Cinco minutos por encima de mi mejor marca personal, pero con una gran satisfacci√≥n.¬† Durante el entrenamiento m√°s de una vez estuve a punto de tirar la toalla, porque no me ve√≠a a tope. Llegu√© feliz y sonriente, no me dol√≠a nada y me qued√© bajo el arco para ver llegar a mis compa√Īeras. A diferencia de otras carreras, aqu√≠ la gente entraba en grupo, abraz√°ndose e incluso saltando. Cada una de las corredoras ten√≠a una raz√≥n muy personal para enfrentarse a la prueba y eso se notaba.

Chocando palmas al pasar por meta. Una imagen que vi repetida varias veces.

Buen trabajo. Misión cumplida. Otro medio a la saca y una experiencia personal que no olvidaré nunca.

En otras carreras, con suerte, te dan una medalla. Aquí un colgante de Tiffany para que no olvides nunca de lo que eres capaz. Yes, we run!

Felicitando a mi compa√Īera Tilly de Vogue UK. Aqu√≠ no hay rivalidades entre periodistas. Era una viaje personal para ver si eras capaz de conseguir tu meta. ¬°Enhorabuena, honey!¬† Tilly promete, porque en seis semanas prepar√≥ el que ser√≠a su primer medio marat√≥n y logr√≥ pasar por meta en una hora y cincuenta y siete minutos. ¬°Well done!

Para el recuerdo. En la Nike Store colocaron un panel enorme con los nombres de las 25.000 corredoras.

¡Y ahí estaba el mío!

Esa misma noche los chicos de Nike me hicieron uno de los regalos que más ilusión me ha hecho en mucho tiempo: un diario de running firmado por la atleta Paula Radcliffe. ¡Mil gracias!

Vuelvo de San Francisco muy contenta, satisfecha conmigo misma y feliz de haberme enganchado a este deporte. Adem√°s, tengo m√°s ganas de entrenar que nunca, porque al final correr se ha convertido en un viaje personal, en un reto propio en el que d√≠a a d√≠a me pruebo hasta d√≥nde soy capaz de llegar. Creo que nadie deber√≠a perd√©rselo, porque te ense√Īa el valor de la disciplina, a ser positiva, a sacar fuerza de voluntad y a perseguir un objetivo. Y, sobre todo, a darte cuenta que no hay m√°s l√≠mite que el que t√ļ misma quieras ponerte. ¬°Run baby run!

Nos vemos pronto. ¡Gracias  a todos por estar ahí!

Cris (@cristinamitre)

 



16 ComentariosEnviado por: Cristina Mitre

Post Anterior


Un poco de todo y de todo un poco. Cosas que nos gustan, que pasan, que nos interesan y que nos apetece contaros. ¡Desde la redacción de ELLE al mundo! Si siempre habéis querido saber qué se cuece en una revista, seguid ahora las peripecias de nustro gran equipo...